Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Un nuevo modelo sostenible de agricultura y pesca

Un nuevo modelo sostenible de agricultura y pesca

Aunque reconoce el valor añadido de la agricultura europea, el Partido Demócrata Europeo está a favor del desarrollo de un nuevo modelo de agricultura sostenible, eficiente y productiva que aúne objetivos económicos y medioambientales ambiciosos en beneficio de los agricultores, los consumidores, las comunidades rurales y el medio ambiente.

El PDE desea que los principales motores de la reforma sean la sostenibilidad, la innovación, la seguridad alimentaria en toda la Unión, la competitividad y la lucha contra el cambio climático.

Por otra parte, el presupuesto de la Política Agrícola Común debe bastar para garantizar una financiación adecuada de sus objetivos y para evitar cualquier posibilidad de renacionalización en el futuro.

El PDE apoya una Política Agrícola Común equitativa para todos los agricultores. No obstante, somos conscientes de que las condiciones naturales, los costes de producción y el nivel de vida en general no son los mismos en toda Europa. Es necesario tener este factor en cuenta en la redistribución de la ayuda. Por lo tanto, estimamos que un sistema de pago a tanto alzado de la UE no reflejaría adecuadamente la diversidad agrícola de la UE. Asimismo, la PAC deberá reflejar los objetivos del pilar europeo de derechos sociales respecto a la lucha contra la pobreza rural y el desempleo.

Apoyamos que la Política Agrícola Común se oriente continuamente hacia el mercado y que no se recuperen políticas fallidas; sin embargo, insistimos en que esto no debe llevarse a cabo en detrimento de la seguridad alimentaria, la calidad, el bienestar animal, el medio ambiente ni la capacidad de los agricultores para obtener ingresos justos por colocar sus productos en el mercado.

El PDE defiende una Política Agrícola Común que promueva varios modelos agrícolas y apoya una transición gradual hacia métodos agrícolas que minimicen el uso de productos fitosanitarios y los sustituyan por alternativas más respetuosas con el medio ambiente, garanticen altos estándares de bienestar animal y una mayor trazabilidad, cumplan estándares sanitarios y fitosanitarios, preserven y restauren la biodiversidad y combatan el desperdicio de alimentos. Estas medidas deberían ir acompañadas de objetivos e indicadores concretos de la Unión, siempre que sea posible.

Apoyamos una futura Política Agrícola Común que ponga de manifiesto la importancia y fomente el desarrollo de sistemas de calidad alimentaria, como las indicaciones geográficas, en reconocimiento del valor añadido que aporta la agricultura europea. Los productos de calidad de la UE forman parte de la cultura y del patrimonio de la UE, y representan una considerable ventaja europea en todo el mundo, además de ser fundamentales para estimular las economías rurales y las pymes.

Para concluir respecto a la PAC, el PDE estima que la inversión en innovación, digitalización, educación y formación es vital para el futuro de la agricultura europea, para “vincular lo que sabemos a lo que cultivamos”.

La política pesquera común es también una política clave para la Unión, y sería necesario respetar todas las disposiciones para proteger los empleos de nuestros pescadores y el medio ambiente marino. Un correcto funcionamiento del dispositivo de control contribuiría a la viabilidad del conjunto del sector; se debería prestar especial atención a la aprobación de nuevos protocolos sobre acuerdos de colaboración ya aplicados en el sector pesquero. Es probable que el Brexit afecte de forma importante a las reservas pesqueras compartidas y al acceso al mercado. Por ello, debemos dar prioridad a la firma de un acuerdo de pesca.

IED YDE